Consigue tu propio blog en "Cocina y recetas" Registro

Cover: Mujer, sal y pimienta

24jun 12

Fideos con gambas, aquellas comidas colegiales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Querida Asun, te pido perdón por no enviarte la receta del “guisadito de tripa”.  Pero creo que ese guisadito es más un plato de pleno invierno y casi ya estamos en verano, así que, sin tu permiso, te envío otro recuerdo de aquella lejana época y un plato muy sencillo pero muy sabroso. Para la tripa tendremos otros momentos más fríos en los cuales el buen chorizo y el picante se acomoden más a la climatología. ¿Puedes perdonarme? prueba estos fideos, lee este recuerdo, escucha a Serrat y seguro que podrás.

Te mando a Serrat con más pelos y menos años que ahora para que hagas cuerpo:

http://youtu.be/JC5sV9epklo

 

 

 

 

 

 

 

 

FIDEOS DE PESCADO

Los que somos de tierra adentro acostumbramos a comer más carne que pescado, a pesar de que el pescado nos guste mucho. No fue hasta que llegué a Premià de Mar que supe que los fideos también se podian hacer con pescado.

Fue una sorpresa muy agradable, la gente de Premià de Mar sabían muchas cosas que yo ignoraba y sus costumbres eran muy interesantes y enseguida tomé nota para hacer los fideos con pescado en lugar de costilla de cerdo y salchichas que era como siempre los había comido en mi ciudad natal, Lleida.

Los hice varias veces y me faltó tiempo para informar a mis amigas del colegio del descubrimiento.

-“Te acuerdas, en el colegio, cuando nos ponían fideos para comer”? -me preguntó divertida mi amiga Mª Dolores.

De repente, un reguero de olores y de imágenes acudieron a mi mente. ¡Naturalmente que me acordaba! Siempre era el miércoles que tocaba fideos y ya desde la mañana, subiendo las escaleras para acudir a clase, una peste fuerte y grasienta nos golpeaba el olfato, el gusto y hasta el oido.

Todas las niñas que debíamos quedarnos a comer exclamábamos a la vez:

“¡Fideos, qué asco!

Y el hambre huía despavorida hasta la noche o hasta el día siguiente.

No penséis que exagerábamos, todo lo contrario; nos quedábamos cortas. Aquellos fideos eran la bazofia más asquerosa que nunca ha existido: Hería la sensibilidad de cualquier ser humano y, me atrevería a decir, que de cualquier ser divino, pero la monja del comedor todavía nos hacía dar gracias a Dios por la comida que teníamos en el plato. Pienso que hacerlo era un pecado casi mortal, pero ella insistía en que existía mucha gente que no tenía nada para comer.

Este razonamiento no es que nos consolora mucho, ya que aparte de la pena que sentíamos por tener que comer aquellos asquerosos fideos, la aumentaba pensar que existían niñas que morían de hambre.

Otro argumento de la monja era que ofreciésemos el sacrificio, que nosotras insistíamos en manifestar, a las ánimas del purgatorio. Llegados a este punto, pensábamos que podía darse el caso que a las dos del mediodía no quedara ni una sola alma en el mentado purgatorio porqué tantos sacrificios juntos podían acabar con el purgatorio más abarrotado.

En aquel comedor colegial hicimos muchas promesas. Prometimos a Dios que siempre agradeceríamos que nos permitiera comer pan cada día. Que perdonaríamos a nuestros deudores. Que en el presente y en el futuro haríamos todo lo que estuviera a nuestro alcance para que nadie muriera de hambre.También le pedíamos a Dios que nunca dejara que cayéramos en tentaciones, que nos librara de todos los males. Pero la promesa que hacíamos con mayor convencimiento y más de corazón era que nunca más en nuestra vida volveríamos a comer fideos.

Recordando los tiempos adolescentes en el colegio con Mª Dolores nos reimos un buen rato, y de repente nos preguntamos si los fideos de las monjas eran de carne o de pescado.

“Debían de ser de carne, porque si recuerdas -dijo Mª Dolores muy divertida- de vez en cuando encontrábamos un hueso”.

Después de reir durante un buen rato y de recordar otras vivencias de aquella lejana época, intenté convencer a mi amiga que probara los fideos con gambas. Pero ella había cumplido la promesa de no comer fideos desde aquellos tiempos colegiales y dijo que no pensaba romperla a estas alturas de la vida. Me costó hacerle entender que una cosa y otra no tenían nada que ver, pero claro, ella comió en el colegio mucho más tiempo que yo y todavía guardaba el olor de los fideos en su cerebro.

No quise insistir más, solamente invité a Mª Dolores a mi casa. Y fue un día y los comió diciendo  “Hoy puede ser un gran día!” porque se libraba de una promesa y se reconciliaba con un plato que resulta excelente si se cocina con amor y buen producto.

Por todo ello, propongo que si un día encuentras que las gambas están de oferta, como suele suceder alguna vez, y tienes fumet o caldo de pescado en la nevera, cantes con Juan Manuel Serrat esta preciosa canción y disfrutes de unos fideos excelentes.

 

 

 

4.4 from 5 reviews
Fideos con gambas, aquellas comidas colegiales.
Author: 
Recipe type: Primer plato
Prep time: 
Cook time: 
Total time: 
Serves: 3
 
Ingredients
  • 12 gambas medianas.
  • 200g de fideos del número 4 (o si se prefiere, del 2)
  • 1l de caldo de pescado, puede sobrar.
  • 10 ml aceite, para cubrir el fondo del recipiente
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 tomates.
Instructions
  1. Calentar la paellera con el aceite.
  2. marcar las gambas.
  3. guardarlas aparte.
  4. Hacemos el sofrito con la cebolla, el ajo y el tomate.
  5. Siempre a fuego lento para que caramelice un poco.
  6. Añadimos los fideos removiéndolos en el sofrito.
  7. Añadimos el caldo de pescado, también poco a poco y removiéndolos en la sartén.
  8. Cuando los fideos estén ya casi cocidos, pondremos las gambas de forma decorativa.
  9. Dejaremos reposar unos 3 o 5 minutos... y a la mesa!.
Notes
Las gambas son un alimento con unas 100 KC por 100 gramos con un índice glucémico practicamente nulo y muy bajo contenido en lípidos lo que hacen de ellas un buen alimento para personas a dieta ya que además tienen un moderado poder saciante. Para personas celíacas los fideos se pueden cambiar por fideos de arroz.

Etiquetas: , , , ,

35 comentarios

  1. María, esta receta tuya es clavadita a una de mi madre, con la salvedad de que ella siempre los preparaba a modo de sopa. Creo que la única diferencia está en la cantidad de caldo de pescado.
    Yo no he tenido que padecer los comedores del colegio así que no puedo compartir contigo ese tipo de recuerdos infantiles, pero uno de estos días te contaré cuando empezó mi afición a los tomates y mi fobia por las lentejas. Es un mal recuerdo de tiempos de facultad y comedor de residencia.´
    Gracias por la canción de Serrat es una buena forma de comenzar un domingo.

    Responder
    • Yo tampoco comí mucho en el colegio pero el olor de la cocina y de sus guisos inundaba parte de las escaleras, las cuales subía con los dedos en la nariz porque me daban naúseas (en esa época no comía de nada) .
      Mi madre los hacía muy ricos, caldosos con almejas y patatas. No sé si al ser del sur era una variedad de la fideuá valenciana.
      ¡Ánimo chicas!, me encanta leeros….. buen domingo.

      Responder
    • Pretendía ser sólo yo pero ya ves…

      Responder
  2. Es que, querida Asun, estos fideos también pueden ser caldosos, si gustan más a quienes vayan comerlos, entonces solo es cuestión de poner más caldo. No te digo si ha sido una suerte o no el “padecer” los comedores colegiales, supongo que cuando lo vivía era una lata y seguro que debía protestar por los fideos y por muchas cosas más, pero ahora, a tantos años visto, el recuerdo es bueno y agradecido. Fíjate que hasta aprendí a pelar la naranja con cuchillo y tenedor.
    Espero impaciente tus fobias y tus aficiones. Seguro que compartiremos mucho, sobre todo con los tomates.

    Responder
  3. Querida María: Tu relato es muy evocador, y eso que yo no he comido nunca en el colegio. Gracias por compartir con “la comunidad del membrillo” tus pensamientos y promesas juveniles tan racionales y sutiles !No se si están al alcance de la juventud actual!
    En cuanto a la receta, la voy a poner en práctica muy pronto, pienso que es buena incluso para la cena. Un beso.

    Responder
    • Me encanta esto de la comunidad del membrillo.
      Gracias, Encarni, sí, también pueden comerse para cenar. En cuanto a la juventud, pues todo ha cambiado tanto desde que yo pertenecía a ese gremio, fíjate, ahora ya no hay ni monjas… esas del comedor ya no están y el convento de entonces ahora es una residencia estudiantil, de señoritas, por supuesto, pero no creo que coman ni estos ni aquellos fideos. Un beso gordo.

      Responder
      • Mirad como cambian los tiempos. Ahora los niños tienen otros sistemas de protestar por la mala comida del comedor del colegio: http://neverseconds.blogspot.com.es/ Esta niña se está haciendo famosa porque bloguea todos los días una foto de la comida que le sirven en el comedor. Está en inglés, gran fallo, pero siempre estan los traductores y en la Comunidad del Membrillo tenemos dos. Que nos hagan el favor a los menos diestros en la lengua de Shakespeare.

        Responder
  4. Basicamente la pobre cria se queja de lo escasa e incomestible de la racion, la foto habla por si sola, aunque puedo ser mas concreta en la interpretacion d sus comentarios a peticion de la jefa, aunque no quiero mancillar de incomestibilildad este nuestro blog de suculencias

    Responder
  5. Muy agradecida, bea. Esto te lo vamos a pagar con unos fideos con gambas.

    Responder
  6. Si, esta niña es muy famosa es Inglaterra por hacer un blog en el que denunciaba la mala calidad de la comida de su cole. Cuelga fotos que dan mucho miedito y asco. Se ha hecho tan famosa que hace un par de semanas le prohibieron seguir haciendo fotos de los menús pero la presión popular ha hecho que le vuelvan a dar permiso y hasta ha conocido a Jamie Oliver que tiene un programa en la tele inglesa y un libro carísimo (por supuesto) para mejorar l comida de los comedores escolares ingleses. Creo que incluso recauda dinero pero así de pronto no me acuerdo para que. Igual que Bea si queréis puedo traducir alguna entrada que os interese. Besitos!!!

    Responder
    • De momento no, gracias, Enca. De casualidad he visto esta tarde un enlace a ese blog y me llamó la atención pero ya sabes que mi inglés y hablo en nombre de Asun solamente, no va muy allá. Tendremos que pagarte también con unos fideillos con gambas, te parece?

      Responder
      • Puedes hablar también en nombre de María, porqué su ingles no va más allá del yes very good y del kiss me my dearling, todo aprendido en las canciones del Elvis Presley.
        En cuanto al blog de esa niña, la comida un poco asquerosita (lástima no haber fotografiado la de las monjas que supongo se harían competencia), pero las fotos de esa “nena” son excelentes, el texto, no lo sé, porque no he visto que mencione esas dos frases que podría entender.

        Responder
  7. jajajjajaa me conformo con que sigáis colgando recetas!!!

    Responder
  8. Pasé mucho tiempo en el comerdor del cole, siempre tuve buen apetito pero nunca pude con el puré de verduras.

    Lo peor era el olor, a media mañana se empezaba a filtrar por las clases y te amargaba el día.

    Uno de aquellos días de puré de verduras nos libramos de él, se les cayó en la olla un estropajo tipo nanas de aluminio y quedó lleno de hilillos, nos lo retiraron.
    Cada vez que lo recuerdo no puedo parar de sonreir, fue un gran día.

    Besos

    Responder
  9. Ay Laura, mi hija, lo que podías encontrar en los platos de las monjas es inenarrable. Pero claro, tu fuiste mucho más tarde al colegio, ya habían controles de calidad y hasta cadenas de frio. María te habla de la prehistoria, casi de la edad de piedra… que alguna se encontraba entre guisantes o lentejas.
    Más besos para ti y gracias por seguirnos.

    Responder
    • Ahora me explico porque nunca te he visto comer puré de verduras. De lo que me estoy dando cuenta es de la suerte que he tenido de no ir a un colegio con comedor: de los olores que me he librado…

      Responder
  10. Ole esa cañailla catalana que nos ha salido con María, saludos a las dos, esperamos nuevos blogs pronto, besos

    Responder
  11. Me gusta mucho esta receta, creo que la voy a poner en practica uno de estos días. Es sencilla de hacer y tiene pinta de estar bien rica. ¿Crees que un poco de pimienta le sentaría mal?
    Me han gustado mucho las dos recetas que habeis puesto pero de esta tengo la seguridad que la hare.
    Enhorabuena.

    Responder
  12. Se me olvido: a mi siempre me ha dado de comer mi madre en casa porque vivia en un pueblo pequeño y e cole estaba muy cerca pero con lo que contais no me quedan ganas de dejar a los niños en el comedor. Gracias por informacion.

    Responder
  13. Hola, Rosa, la verdad es que nunca le he puesto pimienta a este plato, pero si quieres probarlo, creo que mejor salpimentar las gambas, ya que la pimienta, si cuece mucho, toma un sabor raro. Si lo que pretendes es que estos fideos tengan un punto picante, puedes poner una guindilla pequeña en el sofrito… prueba y ya nos dirás.
    En cuanto a los comedores colegiales, ahora ofrecen mayor garantía y control. Fíjate en el comentario de Laura (mucho más joven que María), en su colegio tuvieron problemas con un puré y no lo sirvieron. Dudo que las monjas “desperdiciaran” nada.
    De todas maneras, como en casa en ningún lado, pero, a veces, la necesidad se impone, y creo que en los tiempos actuales, podemos dejar a nuestros hijos a comer en el cole tranquilamente.
    Un beso y gracias por seguirnos.

    Responder
  14. Yo nunca asistí a los comedores escolares, pero sí que me gusta los fideos con gambas. En mi colegio no había monjas. Había curas. Carmelitas descalzo por más señas, pero no recuerdo que los efluvios de la cocina llegara a las aulas. Eso que gané.
    Sí que recuerdo que en mi primera oficina de Madrid, al entrar de la calle, se olía la sopa que iban a poner ese día en el comedor y lo primero que se me venía a la cabeza era la imagen de un taco enorme de caldo de pollo concentrado (avecrem o similar) entrando en una olla inmenda de agua hirviendo. Más que oler, aquello apestaba. Y no te digo nada si aquello sucedía a las ocho y media de la mañana. El “Comedor Social” lo llamábamos.
    En cuanto a los fideos con gambas, se lo voy a proponer a mi mujer para este fin de semana. A ver si se atreve.

    Responder
  15. Para hacer un taco gigante de Avecrem se necesitaran gallinaa gigantes? No me gustaría ser el matarife. Me ha gustado lo del taco de avecrem. Bromas a parte me alegro mucho de librar de comedores colectivos yo soy de llevarme el costo como se dice por el sur. Así que de mi fiambrera sólo sale lo que yo meto. En cuanto a lo del fin de semana: has pensado en sorprenderla ahora que tienes tan magnífica receta? Seguro que estará encantada. Muchas gracias por estar con nosotras.

    Responder
  16. ¿Yo entre fogones? Ni de coña. Yo, como mucho, pinche quitando la basura y nada más. Ahora, eso sí, me lo como todo. (Y ahora, más de uno, y de una, se tiene que echar agua en la frente para que Dios le libre de los malos pensamientos. Ea).

    Responder
  17. Querido, Manolo, desde aquí nos gustaría aclarate un par de cuestiones. A saberse: lo del agua fría suele ser mucho más efectiva en el cogote ya que la impresión recibida es mayor. En segundo lugar: no descartes nunca el convertirte en un “sin par” entre fogones, mira que esto suele tener un componente erótico bastante importate.
    No dejes de visitarnos. Gracias.

    Responder
    • Manolo, mihijo, entra en la cocina y ponte el delantal y canta algo mientras haces un sofrito. Los resultados que obtendrás serán espectaculares… no sé yo si no tendremos que abrir una página erotico-sensual-festiva o iremos de bautizo.
      Una página de esas tipo consultorio sentimental seria… la leche. ¿A que sí?… o también podríamos incluir recetas afrodisiacas, dicen que ayudan mucho. Dejadme pensar…
      Besos, Manolo… y a por el delantal.

      Responder
  18. Se que voy a sentirme muy importante diciendo esto pero ahí va: yo que he probado y saboreado las riquísimas ensaladas de una de las autoras del blog, mi tía Susi, pido desde aquí que compartáis alguna receta de ensalada para que todo el mundo tenga esa suerte!!!!

    Responder
    • Pronto, muy pronto, Enca, habrán recetillas de ensaladas fresquitas y buenísimas… es que no sé si lo sabes, pero tu tía es una artista, tanto en la cocina como en estos “fogones” tecnológicos.
      Gracias por estar, Enca. Un beso gordo.

      Responder
  19. Enca, reina, pronto muy pronto colgaremos ensaladas, estamos en ello. Tienes una tia que es una artista, tanto en la cocina como en los misteriosos fogones de esta tecnologia. Gracias por estar, guapa. Muchos besos.

    Responder
  20. Enca, acabas de despertar a la bestia ahora ya nadie sabe lo que puede pasar. Ya sabes que las ensaladas forman parte fundamental de mi dieta no porque me gusten más que otras cosas sino porque el resto de las cosas son territorio prohibido: Los fritos (esas “armondigas”, esas “cocretas”…), territorio prohibido; bocatas varios, territorio prohibido; cocidos y berzas, territorio prohibido… En fin pena negra. traeremos ensaladas que bromas aparte están muy buenas.

    Responder

Deja un comentario

Rate this recipe:  
*

Acerca de Asun y María

Mi galardón: Pinche de Cocina

About

Mujer, sal y pimienta es el blog de Asun y María. En él encontrarás miles de recetas caseras preparadas con todo el cariño del mundo. Sobre Asun y María

Twitter